ANAM no tiene verguenza

IRONÍA DE LA AUTORIDAD NACIONAL DEL AMBIENTE

Considero una verdadera ironía y un absoluto irrespeto a la opinión publica, la noticia titulada “Anam media por Chan 75”, publicada el sábado 11 de agosto en la sección de Economía y Negocios de La Prensa. Los funcionarios de Anam no tienen autoridad moral para mediar en una crisis de la que ellos mismos son los principales responsables. Es imposible exigirle responsabilidad a una empresa a la que se le han otorgado permisos ambientales de forma irregular y fraudulenta, como lo fue la aprobación “condicionada” del estudio de impacto ambiental (EIA) de la hidroeléctrica Chan 75 en 2005; la aprobación del EIA de la Carretera como Categoría I, a pesar de encontrarse dentro de un área protegida en la que también viven pueblos indígenas; y la concesión de más de 6 mil hectáreas de los terrenos del Bosque Protector de Palo Seco para la administración de la empresa AES Changuinola.

Como si esto fuera poco, dichos funcionarios han tenido la desfachatez de prometer la preparación de una “estrategia integral” en un plazo de dos meses. Si todavía quedara un poco de vergüenza y decoro en esta institución, lo menos que podrían hacer sería suspender la construcción de la Carretera al Sito de Presa Chan 75 hasta que pudieran completar la susodicha “estrategia”. Esto demostraría que verdaderamente existe la intención de corregir sus propios errores, pero quizás sería pedirle demasiado a la misma entidad que ha aprobado sin pudor la urbanización Camino de Cruces, Red Frog Beach Club y el infame teleférico sobre el Cerro Ancón.
Osvaldo Jordán

Presidente

Alianza para la Conservación y el Desarrollo

Publicado en la sección DEFENSOR DEL LECTOR, LA PRENSA, 11 DE AGOSTO 2007.

Anuncios

Fundación de la Ciudad de Panamá en 1519

Aspectos sobre la fundación de la Ciudad

La Ciudad de Panamá fue fundada el 15 de agosto de 1519 por Pedro Arias Dávila, conocido como Pedrarias, siendo la primera ciudad española en las costas del Mar del Sur u Océano Pacífico y la más antigua de tierra firme que existe hasta nuestros días como ciudad. Su fundación reemplazó a las anteriores ciudades de Santa María la Antigua del Darién y Acla, convirtiéndose en la capital de Castilla del Oro.

El 15 de septiembre de 1521 recibió, mediante Real Cédula el título de Ciudad y un Escudo de Armas conferido por Carlos V de España.

La Ciudad de Panamá se convirtió en el punto de partida para la exploración y conquista del Perú y ruta de tránsito para los cargamentos de oro y riquezas provenientes de todo el litoral Pacífico del continente americano que se enviaban a España.

En 1671, la ciudad fue atacada por las fuerzas del pirata inglés Lord Sir Henry Morgan con intenciones de saquear la ciudad. En defensa de la población y los bienes, el Capitán General de Tierra Firme, Don Juan Pérez de Guzmán ordena evacuar la ciudad y explotar los depósitos de pólvora, provocando un gigantesco incendio que destruyó totalmente la ciudad.

Ruinas de Panamá La Vieja, fundada el 15 de agosto de 1519 por Pedrarias

Ruinas de Panamá La Vieja, fundada el 15 de agosto de 1519 por Pedrarias. Para ver fotos de las tres ciudades de Panamá: La vieja del siglo XVI y XVII, la nueva de finales del siglo XVII, XVII y XIX y la contemporánea siglo XX y XXI, acceda a: SkyscreperCity

Las ruinas todavía se mantienen, incluyendo la torre de su catedral, y son una atracción turística conocida como el conjunto monumental histórico de Panamá La Vieja, reconocido como patrimonio de la humanidad.

La Ciudad de Panamá fue reconstruida en 1673 en una nueva localización a 2km al oeste-suroeste de la ciudad original a las faldas del Cerro Ancón, conocida actualmente como el Casco Viejo de la ciudad.

En 1821, luego de la independencia de Panamá de España y su unión voluntaria a la Gran Colombia de Simón Bolívar, la Ciudad de Panamá pasa de capital de Castilla del Oro y el Ducado de Veraguas, a la Capital del Estado del Istmo.

La fiebre del oro en California, en 1848, convirtió nuevamente al istmo como la ruta de viajeros que cruzaban camino a la costa oeste de Norteamérica, devolviéndole el auge comercial a la ciudad.

En 1855 empezó operaciones el Ferrocarril de Panamá, la primera vía férrea transoceánica desde la ciudad de Panamá en el Pacífico hasta la costa atlántica del istmo. En 1903, Panamá declaró su Separación de Colombia, y la Ciudad de Panamá se convierte en la capital de la nueva nación panameña.

Con los trabajos de construcción del Canal se mejoró la infraestructura de la ciudad en aspectos como sanidad, la erradicación de la fiebre amarilla y la malaria, la reconstrucción de calles y alcantarillado, así como la introducción del primer sistema de agua potable.
Durante la Segunda Guerra Mundial, la construcción de bases militares y la presencia de gran cantidad de militares y personal civil estadounidenses trajeron nuevos niveles de prosperidad y comercio a la ciudad.

Durante los años de 1970 y 1980, la Ciudad de Panamá se convirtió en uno de los centros bancarios más fuertes del mundo, a la par de la ciudad de Nueva York y el centro financiero y de seguros más poderoso de Latinoamérica.

En la actualidad, el área metropolitana de la Ciudad de Panamá, que incluye los distritos de Panamá y San Miguelito principalmente, así como otros distritos y corregimientos cercanos, supera los 1.2 millones de habitantes, en una de las ciudades más avanzadas y cosmopolitas del continente americano, con numerosas atracciones turísticas y vacacionales, hoteles y restaurantes de clase mundial, casinos y centros comerciales internacionales, el centro bancario, el centro de seguros y reaseguros, además de sus imponentes edificios y rascacielos, entre los más altos de Latinoamérica y a nivel mundial.

Modesto Rangel Miranda
Comunicador

——————————-

ESCRITOS SELECTOS DEL PROFESOR ANGEL RUBIO SOBRE LA HISTORIA DE  LA CIUDAD DE PANAMÁ

Historia de Panamá La Vieja (extracto)

Por Angel Rubio

El impulso tuvo este gran tropezon. Estaba cerrado el camino del oriente. Era posible encontrar un paso marinero que lo abriese? Y si no un paso marinero algún modo de paso que permitiese al impulso desatar todo el resto de su fuerza?

En 1513 se produce la respuesta. Por obra y gracia del hidalgo Vasco Núñez de Balboa, que desde Santa Maria la Antigua del Darién cumple la primera travesía por sobre “un estrecho de tierra” (la frase es de la época y la escribió Gonzalo Fernández de Oviedo) que apenas separa la Mar del Norte (el Caribe) de la otra: la Mar del Sur.

El impulso hacia el Oriente ha tornado cuerpo en la institución española que dirige (hoy diríamos atrevidamente de modo planificado) los descubrimientos. La Casa de la Contratación, sevillana y marinera, prosigue el impulso en pie los viajes en demanda del Oriente. Sin que ello impida fundar poblaciones y aprovechar las tierras que vienen cerrando el camino.

1514. La Armada del Darien parte del Guadalquivir. Equipada de gente, de armas, municiones, bastimentos, camas, drogas, herramientas, plantas, semillas… y el impulso… porque Pedrarias Dávila, su jefe y señor, trae órdenes precisas para que al otro lado del “estrecho de tierra” que ya se llama Castilla del Oro se funde una ciudad, de buenas condiciones marítimas para proseguir, desde ella, el descubrimiento de la nueva mar. Camino del oriente… Camino de la “Especiería”… Ya en el Istmo, Pedrarias ordena nuevos viajes y exploraciones; se tantean las costas para plantar dos ciudades: una, en la del norte; otra en la del sur. Hay intentos que fracasan.

En 1515, Antonio Tello de Guzmán, después de atravesar las rebeldes e imponentes selvas del Darién, sigue hacia el occidente del Istmo panameño, escudriñando sus riberas en busca de un lugar “apropiado” donde fundar una nueva ciudad. Llega a un pequeño caserío que los indios llaman “Panamá”. Se dijo que esta palabra (cuya etimología se discute aún) significa “pesquería”, “abundancia en pescado”; así lo afirmo el explorador coetaneo Pascual de Andagoya.

Poco después otro brioso descubridor de Panamá, Diego de Albitez, cruza desde la pesquería de Panamá hacia el norte, por lo más angosto del istmo propio de Panamá, y alcanza la costa septentrional donde establece definitivamente la ciudad terminal norte: Nombre de Dios. Los descubridores Albitez de modo especial han percibido estos hechos geográficos fundamentales que van a determinar la posición regional de la ciudad que se quiere fundar: una mínima angostura ístmica no cruzada por altas montañas sino por colinas de poca elevación.

El impulso no ha muerto. Arde en Sevilla. Alimenta su fuego la Casa de la Contratación, joven, atrevida, marinera.

Año 1519. Sale de los muelles trianeros del Guadalquivir la Armada que comanda Fernando Magallanes. Va con pendón castellano a resolver, de una vez, el problema del estrecho marino y a que el impulse arde se siga el camino de occidente, siempre a occidente, para alcanzar oriente… La Armada magallánica parte bajo este signo.

Con el mismo signo y en el mismo año el impulso flamea más alto que nunca Pedrarias Dávila ha resuelto crear la ciudad que, desde el sur del estrecho terrestre panameño, permita continuar los descubrimientos marinos hacia occidente. En marcha. Su lugarteniente, Gaspar de Espinosa, recorre de nuevo y cuidadosamente las costas que van desde el Darién hasta la pesquería de Panamá, donde los peces abundan. Mientras tanto, cruza Pedrarias el Istmo (que importan las selvas darienitas, los indios kunas, ni los chocoes?…). Desde el Golfo de San Miguel salta al Archipiélago de las Perlas a su Isla del Rey de aquí, isla a isla, hasta la grácil Taboga. Es el mes de Julio … (Magallanes va a partir de Sevilla (impulsado por el impulso de Oriente) cuando Pedrarias se encuentra con Espinosa en la pesquería Panamá, donde abunda la pesca. Y donde se necesita un puerto y refugio para construcción de naves, para limpieza y careneo, para su aprovisionamiento de agua y para que las naves zarpen, atrevidas, hacia occidente y hacia los cuatro cuadrantes de la rosa de los vientos.

Tras algunos tanteos y vacilaciones, se acuerda fundar la ciudad cerca de la ensenada que guarda la Punta Judas, pequeña caleta donde vacía sus aguas el río Gallinero (hoy Río Abajo).

Advino el momento. Parece verlos cubiertos de ornamentos solemnes casi hieráticos, en medio de un llano que enmarañan bejucos, herbajes y árboles, desarrollar todo el ceremonial de fundar la ciudad. Es la mañana del 15 de Agosto de 1915, día de la Asunción de Nuestra Señora, que será la Patrona de la urbe que nace y que se bautiza, al instante, con nombre indigena: PANAMA. Los “urbícolas” hispanos Pedrarias Dávila, Gaspar de Espinosa, el Piloto Juan de Castañeda (quien pudo aquel día haber determinado su latitud geográfica de unos 8° norte de la equinoccial) y tantos otros más acaban de echar la semilla. Para que el impulso que arde en Sevilla y se quema hoy en el trópico no perezca. Para que el Oriente… nazca.

Y así nació Panamá. Permítaseme el atrevimiento: teleológicamente. Para un fin determinado, preconcebido. Aunque, luego, no fuere alcanzado. Nació como punto de arranque de nuevos descubrimientos marinos en la recién hallada Mar del Sur. Fue su función inicial, hija del “impulso”. (Ya ha salido Magallanes de Sevilla, la proa puesta hacia occidente… para lograr el estrecho y el oriente).

Factores de posición regional elegidos por los “urbícolas”: la pequeña llanura, de clima más fresco que Santa María del Darién; la abundancia de árboles (hay que hacer naves), y de hierbas para pastes; la base alimenticia del pescado (“panamá”), la ensenadita de Punta Judas, fueron los factores de situación topográfica que vieron y utilizaron los “urbícolas” hispanos. El puerto es malo. Las ciénagas y manglares ciñen el lugar.

“El Panamá de Pedrarias Dávila fue un vivero constante de expediciones extraordinarias. En el se fraguó la aventura del Perú. Pedrarias, enamorado de las bellezas naturales de Nicaragua y deslumbrado por el rumor de los triunfos de Cortes, prefería que las expediciones siguiesen dirección del noroeste. La aventura del sur al Gobernador, receloso como viejo, una empresa de locos. Sin embargo…Panamá, la por él fundada como un centro de exploraciones hacia el norte y hacia el sur, cumplió maravillosamente su contenido. Fue la primera etapa funcional de Panamá. Y la cumplió.

LA URBE PRIMITIVA, BARRIOS DE PANAMÁ LA VIEJA

Hacia 1670. Paseamos por la ciudad de Panama, puerto de transito y trasbordo. Puerto? Para puerto se la hizo nacer. Como puerto vivió. Pero el puerto era tan malo, que no pudo cumplir su misión. A tal extremo, que muchas de las exploraciones que parten de la primitiva Panamá lo hacen desde la próxima isla de Taboga. A extremo tal, que las naos grandes no podían arribar al puerto de la ciudad (son inmensos los desplayes que se producen en las acusadas bajamares del Pacifico) y habían de fondear en el fondeadero de la Isla de Perico, lejana unas millas de Panamá la Vieja. Y a extremo tal, que el Rey Felipe II mando desde el Escorial (1586) que los barcos de mas de 3,000 arrobas fondeasen y carenasen en el Perico (verdadero puerto insular panameño), so pena de graves multas. Aun así, y con semejantes inconvenientes que provocan protestas y deseos de cambio, la ciudad que visitamos alla por 1670 es mercado y puerto de transito y transbordo.

Hela aquí con su trazado urbano de tablero de ajedrez, como lo mandan las disposiciones urbanistas de las Leyes de Indias, inspiradas en una vieja tradición romana de Vitrubio. Calles que se cortan en ángulo recto. Tres de ellas van del Este al Oeste: la Carrera, la Empedrada y la Puentezuela; siete intersecan de norte a sur. Todo cubre en total unas 59 hectáreas. Cosa chiquita, pero importante. Dominar fácilmente las revueltas, con la caballería, parece que fuera el criterio inspirador de tales trazados urbanos. Así lo afirmaba Hernán Cortes.

En el centro y corazón esta la Plaza Mayor, cuyo ancho es unos dos tercios (las dimensiones están planificadas) de su largo. Al costado oriental de la Plaza, la Catedral, consagrada y bendecida ya. Hecha de cal y canto, con sus tres naves en planta de cruz latina; sus altares, cofradías y su Cabildo eclesiástico. Próximo a la Catedral, la Casa Cabildo y las Casas Reales, todavía en ruinas. Hemos andado por el Barrio Oficial. El Centro.

Más al norte se halla el Barrio Comercial, próximo al puerto de la Ensenada que cierra la Punta Judas. Allá, la Casa de los Genoveses, centro de contratación de esclavos; allá, los almacenes que sirven al puerto y, en este, lugares para carena y calafateo de pequeñas naves, en la Calle de los Calafates.

Los barrios residenciales corren hacia el poniente de la Plaza Mayor, por las calles de la Carrera, la Empedrada y Puentezuela. Allá están los Conventos de piedra, con tanto esfuerzo levantados. La Compañía de Jesús, la Concepción, San Francisco, el Hospital de San Juan de Dios, la Merced, con sus huertas conventuales, sus religiosos, y legos, que asisten, algunos, a lejanas misiones en el Istmo, en las tierras del Guaymí y en Darién.

Finalmente, sus barrios suburbanos -Malambo y Pierdevidas-, tienen casas pajizas, donde se alberga la población negra trabajadora, fuente de energía de la ciudad. El aprovisionamiento de víveres viene de hatos y huertas cercanas y de pequeños centros agrícolas y ganaderos que hay en el interior, en Los Santos. Así, la ciudad se nutre de la propia tierra istmeña.

A las salidas de la pequeña urbe hay dos puentes: el Puente del Rey, en el Camino Real de Portobelo, y el Puente del Matadero, que lleva al interior: a Natá.

PASIÓN Y MUERTE DE PANAMÁ LA VIEJA

La Vieja Panamá vivió poco más de siglo y medio; justamente 152 años (1519-1671). Un juego de fuerzas y energías la crearon; eran fuerzas propicias. Otro juego de fuerzas y energías hostiles, negativas, trabajaron sin descanso en su contra. Y al fin… murió trágicamente.

Fueron sus fuerzas propicias: la posición y la angostura del Istmo, que, apenas descubierto, comenzó su función comercial; su situación sobre el Pacifico la Mar del Sur de entonces desde la cual inicio la exploración del Mayor Océano; fue su propia localización la que hizo de ella punto de arranque de las rutas terrestres a Nombre de Dios primero, a Portobelo, luego, y puerto de atracada del comercio del Perú, cuando esta esplendida tierra comenzó a vomitar sus caudales metálicos; y su propia situación la hizo sede administrativa, bajo el dominio español, para las autoridades eclesiásticas y civiles y emporio comercial para transacciones que enriquecieron a mercaderes opulentos.

El conjunto de estas fuerzas y la energía de espíritu que las animo determinaron su origen y su desarrollo. Pero contra ellas trabajaron las fuerzas destructoras que acabaron pulverizándola. He aquí, en resumen, las energías contrarias:

l-) Los incendios: sus viviendas de madera ofrecían la posibilidad. Y el fuego la castiga en 1539; en 1563 (destruye 40 casas); en los terribles y criminales incendios de 1644 (21 y 23 de febrero; ocasionan pérdidas de más de 1,000,000 de pesos) y en el incendio final de 1671).

II-) los terremotos de 1541 (2 de mayo) y el imponente de 2 de Mayo de 1641 que sepulto, entre muchas gentes mas, al oidor Juan de Santa Cruz Rivadeneira.

III-) Las violentas guerras civiles que ocurridas en Perú y América Central repercutieron en Panamá.

  • 1542: rebelión del panameño Diego de Almagro el Mozo (hijo de Almagro descubridor de Chile y de la india panameña Ana Martínez) que se alza contra el bando de Pizarro; pereció ejecutado.
  • 1544: Gonzalo Pizarro, rebelde en Perú, manda a su capitán Henando de Bochicao que toma y veja la ciudad.
  • 1545: El mismo rebelde Pizarro envía al general Pedro Alonso de Hinojosa que también se apodera de la ciudad por breve tiempo.
  • 1550: Los hermanos Contreras, nietos de Pedrarias, sublevados en Guatemala, saquean la ciudad; fueron derrotados en el Cerro de la Matanza (24 de abril).
  • 1552: sublevase el notario Rodrigo Méndez; sojuzgado el revoltoso es condenado a muerte). Los ataques de los esclavos negros cimarrones. Son los esclavos africanos (importados para resolver el problema de la mano de obra en las tierras calidas), que huyen y se organizan en los campos y, desde allá, atacan los centros españoles.
  • 1549: sublevación de Felipillo.
  • 1554: terrible sublevación de Bayano que, tras de dos campanas militares, fue sometido y enviado a España.
  • 1580-81: sublevaciones de Luis de Mozambique y de Antón de Mandinga.

V-) y última: la gran fuerza hostil y potente, los Corsarios. Punto de paso de los caudales de Indias, sitio estratégico militar especie de ombligo geográfico de los Virreinatos españoles, el Istmo y Panamá tuvieron que sufrir el martilleo de los enemigos de la Monarquía Española. Instrumento de acción eficaz son los piratas.

  • 1572-73: ataques de Sir Francis Drake; logra apoderarse del tesoro peruano en transito por Panama.
  • 1596: Drake desembarca en Nombre de Dios con ánimo de ocupar Panamá; sus fuerzas son batidas. Incendio de Nombre de Dios. Muerte de Drake (7 de febrero 1596).
  • 1602: alarma en Panamá por el saqueo de Portobelo realizado por William Parker.
  • 1688: Henry Morgan ha logrado tomar Portobelo y avisa a las autoridades españolas que ira a Panamá, pasados doce meses.
  • 1671. Los días estaban contados… y llego el fin. Las fuerzas de Morgan, destroncada la resistencia de Portobelo, avanzaron río Chagres arriba; las tropas españolas son abatidas y el Gobernador, D. Juan Pérez de Guzmán, que aguardaba en Graces, se repliega a la ciudad. Miércoles 28 de Enero. Morgan y sus 1200 hombres dan vista a la urbe. A las 12 del día Morgan domina el campo sin que de nada haya servido la estratagema española de utilizar toros ni la bravura de alguna tropa. El Gobernador Pérez de Guzmán ordena dar fuego a los polvorines, mientras huyen vecinos y naves. Por el Puerto del Matadero o Puente de Morgan, entra el vencedor en la ciudad entre las llamas y la resistencia de algunos valientes. Pero se logra batir. 27 días después, el 24 de febrero de 1671, los destructores abandonan la ciudad vacía y achicharrada.

Panamá ha entrado en la Historia guardada entre palmeras, troncos y ramajes que cubren sus ruinas verdosas y ennegrecidas y que cuidan de sus recuerdos.

REFERENCIA

Rubio, Angel. 1999. La Ciudad de Panamá. Biblioteca de la Nacionalidad Panameña.  (Reimpresión). 310 pp.

Edición digital: Burica Press

———————————–

PRIMERA CIUDAD.

Raíces

Lo que fue Panamá La Vieja

Aún cuando muchos de ustedes — y con razón— pensarán que la fotografía más repetida de la historia de Panamá es la de la torre de su primitiva catedral, la de Panamá La Vieja, hemos decidido presentársela, ya que la que aparece aquí no es muy popular.

En el libro del historiador Juan B. Sosa sobre dicha ciudad sí está reproducida, pero la de hoy es la original captada por Carlos Endara. La foto data de los primeros años del siglo XX. Nótese el herbazal a su alrededor.

Hoy el patronato encargado de esos históricos lugares ha logrado, a través de una magnífica labor, modificar lo que desde hace muchísimos años debió ser un tesoro mejor cuidado. El resto del entorno también ha cambiado. Dense cuenta de lo descuidado que todo esto antes estaba, que hasta un árbol ha crecido en la parte más superior de la pobre torre y un herbazal también rodea al solitario arbusto. La primitiva iglesia fue construida originalmente de madera y su techo era de paja. Imagínese cómo se transformaría todo aquello, con tan solo uno de nuestros famosos aguaceros. Su primer arquitecto fue el español Antón García. Tras miles de dificultades —sobre todo económicas— lo mismo sucedió con la de la nueva ciudad. La que aquí aparece con sus nuevos materiales y que repetimos es la de Panamá La Vieja. Fue terminada en 1623. El incendio de turno casi la dañó enteramente en 1644. En 1649 fue restaurada. Todavía en la actualidad se lucha por conservarla. 518508

Nuevamente y para el amigo que desea encontrar en estas páginas de Raíces temas para polemizar, aquí les va otro: ¿Cómo se debe decir, Panamá Viejo o Panamá La Vieja?

Dicha localidad fue fundada con el fin principal de que fuese el punto de enclave entre España y el sur y más precisamente con el rico Perú.

Ya se sabe que el sitio fue muy mal escogido y a pesar de que se ha hablado mucho de ello hoy hablaremos de ese tema un poco más.

Al poco tiempo de su fundación, ya ciertas autoridades recomendaban el traslado. El pirata Henry Morgan se encargaría de acelerar la labor.

Mientras, su población y sus edificaciones no eran mucho lo que crecían. En 1609, la ciudad medía “mil 400 pasos de una vara de largo y otros 400 de ancho, tenía cuatro calles en una dirección y siete por la otra”. En ellas se acomodaban la inevitable Plaza Mayor de los Españoles, dos más chicas, la Catedral, nada menos que cinco conventos, siete casas reales (o sean las del gobierno), la cárcel, el hospital, la del Concejo (acuérdense, nunca lo escribiré con “s”, aún cuando en el artículo del domingo así apareció esa palabra).

Había un par de iglesias pequeñas más. Alrededor de 300 casas algo mejores, 40 no tanto, un poco más de 100 ranchos o bohíos (?), el matadero, el mercado y dos puentes, uno que llevaba a lo que hoy es el interior y otro a Portobelo, que como puerto de nuestro Atlántico o sea también Colón, no han debido perder a causa de los intereses de la capital su importancia y un verdadero esplendor.

Volviendo a Panamá La Vieja quizá su calle principal era la llamada de la Carrera. Por el otro lado, la principal era conocida como calle de Santo Domingo.

La que se podía llamar la calle comercial era conocida como la de los Calafates, palabra que designa a los que se dedicaban a cubrir con brea y otras sustancias a las hendiduras de los cascos de madera de los buques para que no penetrase el agua, o sea calafatear.

Volviendo un poco atrás, los cinco conventos existentes en aquella ciudad eran el de San José, el de la Compañía de Jesús, el de Santo Domingo, el de la Merced y el de San Francisco.

El hospital ya mencionado tuvo por nombre, primero, el de San Sebastián. Como no había quién desempeñase sus labores administrativas y de ayuda a los pacientes, se pidió a Lima, la capital peruana y de gran ayuda para la Panamá de esos tiempos, que enviase hacia acá a miembros de la comunidad de San Juan de Dios que se dedicaban a las labores arriba citadas. Pero como otro ejemplo de lo que es la envidia y las ganas de impedir todo tipo de progreso (¿existirá todo eso aún hoy?) las autoridades locales no permitieron el ingreso de la citada comunidad. Fue necesario una orden del Rey de España para que pudiesen venir los hermanos de San Juan de Dios a ayudar en aquel hospital.

De la iglesia principal, que hoy llamamos quizá impropiamente “catedral”, hablaremos un poco más en los pie de fotografías.

Textos: Harry Castro Stanziola. La Prensa, 12 junio de 2005

Origen y significado del nombre de Panamá

Del origen y significado del nombre de Panamá

Rodelick Valdés
Profesor de Historia

Ojeando la Revista Lotería No. 182 de enero de 1971 encontré un artículo sobre el  origen y significado del nombre de Panamá, escrito por Ernesto J. Castillero.

Las diferentes interpretaciones que se le ha dado a Panamá a lo largo de los siglos, se relacionan directa o indirectamente con la distancia o la lejanía.

Como este 15 de agosto se cumplen 488 años de la fundación de la ciudad de Panamá, considero oportuno compartir con ustedes, estimados lectores, mi análisis  y reflexión sobre el significado del vocablo Panamá o “Bannaba”, tal como lo pronunciaron los nativos de principios del siglo XVI, sólo que los españoles no supieron transcribir correctamente la palabra, que terminó con los apuntes de los cronistas como Panamá.

Debo aclarar que el tema que nos ocupa ha sido debatido por los historiadores por décadas; sin embargo, los textos escolares lo resumen en “Panamá significa  lugar con abundancia de peces” (Historia de Panamá 7º, Antillana).

El escrito del Prof. Castillero explica que la relación de las mariposas con la palabra Panamá radica en las migraciones que realizan los insectos en el  mes de agosto “y los indígenas al decir “Panamá” querían  dar a entender abundancia de mariposas” (Revista Lotería No. 182, 1971). Al respecto sólo me queda aclarar que los nativos al decir “Bannaba” (y no Panamá) no se referían a las mariposas en sí, sino al vuelo que llevaban. Dicho de otro modo, a la altura, ya que “Bannaba”, en lengua indígena, quiere decir distante o alejado.

El investigador Pinart planteó que Panamá era un lugar donde un cacique de la época se retiraba para descansar. Allí sus vasallos lo mecían en una hamaca “donde se deduce que su significado es mecerse en la hamaca”. Mecerse en una hamaca en la lengua kuna es “Bana Bana” y no “Panamá”, como lo hace entrever Pinart, otro error en la pronunciación. Pero, ¡qué relación de significado existe entre la mariposa y el  lugar de reposo del líder nativo? Ninguna, sin embargo, si le damos un enfoque semántico, la respuesta es; la relación del vuelo de las mariposas y al lugar distante y alejado donde se retiraba el cacique, vemos que en ambas situaciones puede emplear correctamente “Bamaba”, que quiere decir distante o alejado.

Ahora, veamos la carta que escribió Pedrarias al Rey, donde él se refiere al significado de “Panamá” o “Bannaba”, así: “Vuestra alteza sabrán que Panamá es una pesquería en la costa del Mar del Sur e por pescadores dicen los indios Panamá”. De allí surge el significado de abundancia de peces; pero más allá de eso, ¿qué relación de interpretación  puede haber y existir entre las definiciones dadas y este último? Sólo una: La distancia o la lejanía. Cuando Pedrarias se refería al villorrio de pescadores indígenas como Panamá, en realidad los nativos le trataban de decir que los peces abundaban a una distancia considerable al pueblo (Bannaba) y no a la actividad persé como pescadores.

Para sustentar más ese significado, retomaremos la misma carta de Pedrarias dirigida al Rey. Cito: “…Todos cuantos Caciques ay en su entorno y de lescos (lejos) de su provincia, quando (cuando) quieren labrar algunas piezas de oro o hacer algunas cosas útiles van hallí e (y) tienen ya por costumbre de gran tiempo de decir que el oro que tiene lo traen de Panamá e asy (así) preguntando a cualquier cacique que el oro que tiene donde lo trae responde que de Panamá y toda la fama es de Panamá y cogenlo ellos mismos en sus tierras, porque en Panamá no se coge ningún oro no lo hay e porque lo van allí a fundir e labrar dicen que de Panamá lo traen”.

El oro a que aluden los caciques no es del pueblo de pescadores, llamado Panamá, sino lo traen bannaba (distante, lejano o más halla) y “Pedrarias no supo entender que los nativos no se referían al poblado de Panamá”, como él mismo aclara que el poblado no poseía oro e inclusive Vasco Núñez de Balboa y Antonio Tello de Guzmán ya se habían referido a un poblado de Bannaba (Panamá) en sus incursiones antes del 1519.

Por lo general, los indígenas de esa época solían preguntar el trayecto y la distancia de un pueblo a otro, naturalmente que el vocablo empleado era Bannaba, mas los españoles sin saber, pensaban que ellos nombraban a algunos asentamientos como tal.

Panamá en subasta en tiempos de rapiña

SUBASTA ECOLÓGICA EN TIEMPOS DE RAPIÑA

Así es el título de este artículo, cuando las costas y playas de Panamá no tienen otro destino que ser parte de las inversiones extranjeras, sin importar el grado de valor ecológico que representa para la biodiversidad y la humanidad.

Todo radica en el dios mercado, del cual los gobernantes se valen para emitir las acostumbradas promesas de empleos e ingresos para el país, como fórmula única para salir de nuestra pobreza y de situarnos como nación de prosperidad para los intereses foráneos.

Podemos observar que con la nueva Ley Insular, gozan de libertad y protección jurídica todos estos acontecimientos en materia de inversión turística sin ningún sentido de garantías y reversión financiera, social y protección ecológica.

Con la creación de esta ley No 2 del 7 de enero de 2006, se regulan las concesiones para la inversión y la enajenación de territorio insular para la industria del turismo, es decir la demarcación de áreas que serán objeto de concesiones administrativas.

Estas decisiones ponen en riesgo un sin número de fuentes biológicas marinas y costeras que abundan como patrimonio natural, por ejemplo las distintas especies de corales, acuíferos y fauna salvaje de emigración temporal que se constituyen en un verdadero paraíso digno de admiración.

Otras de las consecuencias es la emigración de tortugas que arriban a las playas para anidar sus huevos. Que se ven frutadas en su intento por la iluminación de los resort o su desvió hacia áreas no naturales. También con las capturas de mamíferos marinos, que conllevan a desolar las costas y así su emigración dejando el avistamiento natural.

Sin duda estas consecuencias afectan todos los ciclos de vida y especies sin arengar de que se tratan de cuestiones políticas como fue la destrucción de mangles en el área de Chame, Punta Galeta, Guararé y otras en riesgo sin darse a la luz pública.

Aunado a lo expuesto, se unen las concesiones de tierras protegidas por ley que representan patrimonio ecológico de Panamá, como es el caso de ventas de hectáreas del Parque Santa Fé y costa Norte de Veraguas.

Ahora cuales son las zonas declaradas para el desarrollo turístico por las autoridades nacionales?

A pesar de normas de protección ambiental sobre la prohibición de construcciones en zonas biológicas, no existen garantías de que un ente represente verdaderamente el guardián de esa biodiversidad. Porque en este país pueden existir todas las leyes ambientales, sin embargo las autoridades son entes muertas a la hora de defender el ecosistema, por la sencilla razón de la seguridad jurídica a la inversión extranjera; ¡vaya cosas de la vida!

Estos hechos no podemos divorciarlos de las afectaciones sociales, por que se trata de territorios en donde se desarrollan distintas culturas de producción, arte y belleza que miles de hombres y mujeres desempeñan a pesar de ser excluidos.

Sin embargo, el pretexto legal de poner en práctica dicha ley descansa en el artículo 35, aseverando que el Estado capacitará a los moradores en diferentes disciplinas que se requieran en las inversiones concedidas. Que incongruencia entre los niveles de calidad laboral extranjera con la explotación de los trabajadores panameños.

Tomando en cuenta las desigualdades sociales, no dejamos la discriminación y xenofobia a las comunidades legendarias que son parte de la población nacional y representan la cultura autóctona de nuestra campiña interiorana cuando no forman parte del átomo extranjero millonario.

Siguiendo con las desdichas de nuestro país en su venta y saqueo, no podemos dejar pasar por desapercibido el carnaval de concesiones al mejor postor, cuya relación directa y entreguista deja al descubierto el paso expedito a la especulación y al lavado de dinero, convirtiéndonos en estado puerto de la circulación de capital ilegal.

Dentro de ese entorno, marca la pauta la ley No 8 del 14 de junio de 1994 de incentivos que el Estado otorga a las actividades de la industria del turismo, o sea, el laberinto financiero de conceder territorios sin revertir a la economía panameña y ejercida por extranjeros, un chanchudo.

A continuación presentamos una breve reseña de inversiones turísticas concedidas y registradas por las autoridades nacionales:

EMPRESA

PROPIEDAD

MONTO

PROVINCIA

Tucam Country Club Resort

 

33 millones

Panamá

Ice Tower Hotel & Resort (IronTower)

F&f properties

37 millones

Panamá

Space Playworld Albrook

 

2 millones

Panamá

Hotel Marriot (Ampli.)

 

11 millones

Panamá

Intercontinental Playa Bonita Resort $ Spa Panamá

 

16 millones

Panamá

Torres de las América

 

56 millones

Panamá

Veneto Hotel Casino

 

19 millones

Panamá

Brisas de Amador

 

48 millones

Panamá

Museo de la Biodiversidad

 

40 millones

Panamá

Los Faros de Panamá

Grupo Mall (España)

509 millones

Panamá

Nikki Beach Panamá Canal hotel $ Spa

 

30 millones

Panamá

Acuario Ocean Embassy Panamá

 

2.5 millones

Panamá

Residencial turístico Isla Viveros

André Beladina. Grupo Viveros

500 millones

Panamá

Malibú Beach Park & Resort

Econoplade & Grupo GSM

200 millones

Panamá

Valle Escondido

Samuel Taliaferro E.U.

 

Chiriquí

Cielo Paraíso

Collen / Raideet Lal Canadá

37 millones

Chiriquí

Boquete Country Club

 

 

Chiriquí

Nüare Boquete

 

 

Chiriquí

Palo AltoMountain Club

 

40 millones

Chiriquí

Los Molinos

 

 

Chiriquí

Altos de Caldera

 

 

Chiriquí

Villa de Las Canarias

 

2 millones

Chiriquí

Istana Properties

 

 

Chiriquí

RedFrogBeach Club

Jhon Haley

20 millones

Bo. del Toro

Hotel Playa Tortuga

 

7.8 millones

Bo. del Toro

MarCaribeBeach Resort & Marina

 

 

Bo. del Toro

Sunset Point

 

 

Bo. del Toro

DamaniBeach

Mark Henderson

 

Bo. Del Toro

Paradise Dreams

Grupo E.U.

 

Bo. Del Toro

Residencial Bijao

Cadena Super Club de Resort

 

Coclé

Hotel Decameron (Ampli.)

 

 

Coclé

Hotel Playa Blanca

350 mil

Coclé

Residencial Las Nubes

 

 

 

CasaGrandeLuxuryBeach Community

Nikki Beach Internac.

60 millones

Coclé

La Granja Campo / Aventura

William Shark

150 mil

Colón

Hotel Sheraton Four Point

Familia Waked

 

Colón

Isla Grande / Banana Village

 

15 millones

Colón

Restaurante Típico

 

19 mil

Herrera

Complejo Turístico Los Guayacanes

 

5 millones

Herrera

Art Lodge Landarp

Raúl Valderrama Gallardo (Francia)

 

Veraguas

Montaña Verde

 

 

Veraguas

Infraestructura Parque Nacional Coiba

 

200 mil

Veraguas

Hotel Familiar Marina

 

295 mil

Los Santos

PiñasBay Resort

 

200 mil

Darién

Proyecto Santa Cruz de Cana

 

 

Darién

Entre estos megaproyectos no incluimos algunos que han iniciado los estudios de impacto ambiental y construcciones porque no contemplan las exigencias legales.

Resort, spa, clubes, casinos, rascacielos, pirámides supersónicas, marinas y demás son algunos de los atractivos del turismo de importación que desplaza el verdadero turismo ecológico, agroturismo y tradicional, inedulible de nuestra identidad nacional y patrimonio histórico.

Sin desmeritar a quienes creen en el desarrollo con un verdadero sentido de construir un mejor Panamá, y no parasitar el entorno, debemos aplaudir tantas iniciativas que desconocemos.

Y denunciar a quienes son sanguijuelas, que saquean el Estado y que anulan las distintas oportunidades económicas y sociales.

Apelamos a un Plan Nacional de Desarrollo Turístico ejercido por el Estado y no solo por el sector privado, con modelos incongruentes con nuestra realidad turística, y que inyecte a la economía nacional para su buena distribución. También que garantice y evite la especulación, la burbuja inmobiliaria y blanqueo de capitales.

FUENTES

Revista Mundo Social. Volumen 96, año 10. Marzo 2007.

Capital Financiero. No. 334. 26 de marzo – 1 de abril de 2007.

* OLMEDO CARRASQUILLA II*

ACTIVISTA AMBIENTAL Y SOCIAL

Gobierno promueve hidroeléctricas en Panamá

ENERGÍA | A un ritmo de 8% Demanda eléctrica crece igual que la economía

  Urge la entrada de nuevos proyectos hídricos al mercado local.

Xenia De León

PANAMA AMERICA– 15 de agosto de 2007

LA DEMANDA de energía eléctrica está creciendo al mismo ritmo que la economía panameña, situándose en un 8%, cuando antes solo llegaba a 4, 5%, por lo que se requiere mejorar la oferta.

Esto significa que antes solo se necesitaban por año 45 megawatts adicionales y ahora se requiere de 80 megawatts.

De acuerdo con Aderito Pastor Cabrera, director ejecutivo de la Comisión de Política Energética del Ministerio de Economía y Finanzas, esta demanda hace una presión fuerte y urgente para que ingresen nuevos proyectos, a fin de abastecer el mercado.

Explicó que la reserva instalada firme de 1, 140 megawatts es la que ha ayudado a atender el crecimiento inesperado de la economía, propiciada sobre todo por el “boom” inmobiliario.

Sin embargo, llamó la atención por el hecho de que para diciembre se esperan picos de demanda por 1, 030 megawatts.

El funcionario adelantó que a corto plazo se perfila la instalación de una planta pequeña de la empresa estatal EGESA para generar unos 15 megawatts.

También ha mostrado interés la empresa italiana ENEL para invertir en una hidroeléctrica, de la misma manera que la francesa Suez.

Otra de las inversiones a largo plazo que se adicionan es la de AES Panamá, que construirá una hidro en Changuinola para generar unos 225 megawatts, que estiman podría estar lista entre el 2011 a 2012.

Por su parte, la gerente de Comunicaciones de Elektra Noreste, Gisela Tuñón, manifestó que si bien es cierto hemos crecido en un 8, 1% esta tendencia empieza a normalizarse para el segundo semestre ( julio y agosto), donde el crecimiento ha sido de apenas 4, 2%.

Agregó que para evitar el racionamiento y garantizar mejores precios para el cliente, realizaron una licitación con Edemet-Edechi donde se adjudicó más de 150 megawatts de capacidad para nuevas plantas que deben entrar en operación gradualmente durante 2008-2009.

———————-

Sin reparos promueven un día hidroeléctricas y otro días plantas térmicas y nunca promueven uso de energías alternativas y disminución de uso con nuevos paradigmas de desarrollo!

Vil negocio es lo único que promueven.  Para eso le pagan!

Burica Press

Solicitan se reasignen tierras no boscosas a la Asamblea Nacional

Panamá, miércoles 15 de agosto de 2007

Polémica venta de terrenos.

Piden que se reasignen nuevas tierras a diputados

El MEF negó ayer que se haya destituido a la persona que realizó los trámites de la subasta de los terrenos.

LA PRENSA/Jihan Rodríguez

Ariel Rodriguez Vargas

Ariel Rodríguez

Leonardo Flores
lflores@prensa.com

Ni los diputados ni los ambientalistas dan su brazo a torcer en la polémica venta de las 15.1 hectáreas de tierras boscosas ubicadas en Clayton y que son propiedad de la Asamblea Nacional.

En este nuevo episodio, que se inició luego de que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) declaró desierta la subasta realizada el pasado 23 de julio, los ambientalistas piden que se reasigne a los diputados otra propiedad, en las áreas revertidas o donde sea posible.

Sin embargo, días después de conocerse la decisión del MEF, el presidente de la Asamblea Nacional, Elías Castillo, insistió en que se tendría que empezar otro proceso para tratar de vender el lote, ya que el problema se debió a fallas técnicas de procedimientos y no porque las tierras estén dentro del Parque Camino de Cruces.

En tanto, ayer el MEF, a través de la oficina de Relaciones Públicas, negó que se haya destituido a la persona que realizó los trámites de la subasta.

Para el ambientalista Ariel Rodríguez es “lamentable y vergonzosa” la insistencia del presidente de la Asamblea de tratar de vender las tierras, “lo que demuestra una falta de cultura ambiental”.

“No se debe utilizar el patrimonio de todos los panameños para obtener recursos que financien obras de infraestructura en la Asamblea. Si se sigue aceptando esto, otras instituciones también lo harán para financiar gastos corrientes”, dijo Rodríguez, al tiempo que recalcó que la decisión es “inadmisible y violatoria a los acuerdos internacionales” en materia ambiental.

El titular del MEF, Héctor Alexander, determinó en una resolución que emitió el pasado 8 de agosto, que la empresa Eya’s Mazal Tov, S.A. incumplió las formalidades legales, ya que el registro se hizo fuera de los términos legales requeridos para admitir la inscripción. Además, ordenó la devolución de la fianza de 1.3 millón de dólares.