Panel de la ONU rechaza proyecto CDM de Fortuna, Panama

El Comité Ejecutivo de Mecanismo de Desarrollo Limpio (CDM) de la ONU, ha rechazado en su última reunión de julio de 2007 (33th) el Proyecto CDM de la Empresa de Generación eléctrica, Fortuna S. A, denominado –Increase of Power Generation of the hydroelectric power station Fortuna in Panama (IPGFP) (0871).

Entre los argumentos para su rechazo se indica que el proyecto ha fallado en sustentar cómo se ha calculado la línea base usando el panorama que implica una modificación o la modificación a una facilidad existente de la producción eléctrica y que tampoco se sustentó cómo esta actividad será supervisada de acuerdo con la metodología aprobada seleccionada.

La Empresa de Fortuna pretende obtener bonos de captura de carbono utilizando los bosques nubosos de la Reserva Forestal de Fortuna.

Fortuna Dam

Foto: PhaetonX. Represa de Fortuna, que represó el Río Chiriquí, el río más grande de la provincia de Chiriquí, Panamá. Active la imagen para ver mas fotos y localización.

Osvaldo Jordan, Presidente de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo se ha extrañado de este rechazo, ya que es raro que estos paneles se vayan a los extremos “a menos que se hayan enterado que esta empresa es capaz de perseguir oficiales del gobierno y ambientalistas que intenten cuestionarle sus abusos ambientales”.

Burica Press

Anuncios

Preocupa la construcción de represas en región mesoamericana

Activistas resisten construcción de centrales hidroeléctricas en Mesoamérica

Activistas resisten construcción de centrales  hidroeléctricas en Mesoamérica

Preocupa la construcción de represas en región mesoamericana

Terminó el domingo en la localidad salvadoreña de Nueva Concepción, situada en el norte del país, el IV Encuentro Mesoamericano de la Red Latinoamericana de Acción contra las Represas, y por los Ríos, las Comunidades y el Agua (REDLAR).

Más de 300 representantes de organizaciones de El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Honduras, Costa Rica, México, Panamá, Cuba, Colombia, Brasil, Argentina y Ecuador, se reunieron en Nueva Concepción desde el jueves. Su objetivo fue, según explica la declaración final del encuentro, “potenciar la coordinación y fortalecer alianzas del movimiento mesoamericano antirepresas en la búsqueda de alternativas comunitarias, para enfrentar las políticas energéticas de la región y avanzar en la construcción de sociedades sustentables”.

El Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA-Amigos de la Tierra El Salvador) envió a Radio Mundo Real una entrevista realizada durante el encuentro a Mario Morales, uno de los afectados por represas del municipio nicaraguense de Río Blanco, situado en el departamento de Matagalpa, en el centro del país.

Foto: http://www.lofdigit al.org.ar

Ecologistas envían carta a Directora de ANAM sobre bosques de Camino de Cruces

A continuación anexamos una nota a la que tuvo acceso Burica Press, enviado por un grupo de ecologistas panameños en relación a los últimos sucesos sobre los bosques disputados entre la Asamblea Nacional y los ambientalistas, en los cuales ANAM ha jugado un papel dubitativo y político y no técnico.

La carta es del tenor siguiente:

Panamá, 2 de agosto de 2007.

Doctora

LIGIA CASTRO

Administradora General

Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM)

E. S. D.

Estimada Doctora Castro:

Por este medio, deseamos comunicarle sobre la reunión sostenida en las oficinas de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), el día 2 de agosto de 2007 con el Licdo. Harley Mitchell Morán, Director de Asesoría Legal, la Licda. Aleyda Salazar, Directora Nacional de Áreas Protegidas y nosotros, Doctor Donaldo Sousa, Presidente de la Asociación Ecologista Panameña, la Licda. Susana Serracín, Secretaria de la Asociación de Derecho Ambiental y la Arq. Raisa Banfield, Presidenta del Comité Pro Defensa de los Bosques Urbanos y el Camino de Cruces, con la finalidad de manifestarles nuestra profunda preocupación por la situación actual y el futuro del Parque Nacional Camino de Cruces, debido al interés e insistencia de la Asamblea Nacional de llevar a cabo una subasta pública de 15.1 hectáreas pertenecientes al Parque Nacional Camino de Cruces y con esos fondos construirse un nuevo Palacio Legislativo.

En días pasados la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) emitió un Informe Técnico que revela de manera cronológica y contundente que esas hectáreas de bosques pertenecen al histórico Parque Camino de Cruces. Sin embargo, dicho informe también avala como válido y bueno un levantamiento de límites del Parque realizado por la compañía Ingeniería Avanzada, S. A., que evidentemente realizó dicho trabajo de manera arbitraria e ignorando la ley. Esta situación inadmisible puede conllevar que este acto y actores involucrados pueden ser encausados legalmente.

Los ciudadanos abajo firmantes, en representación de nuestras organizaciones ecologistas, rechazamos este levantamiento y solicitamos que la ANAM, no lo legitime ya que está alejado de la verdad y la ley; porque segrega de facto los bosques en cuestión, otros bosques y áreas en varios sectores del Parque como Clayton y la carretera a Cerro Patacón, entre otros. También el levantamiento ha ignorado la Ley No. 21 de 1997 de las áreas revertidas que ordena que TODOS los bosques de rica biodiversidad de Clayton también sean incorporados al Parque Nacional Camino de Cruces. Esta omisión ha provocado que inescrupulosos y políticos sin visión ambiental alguna, sigan intentando especular con estas áreas, patrimonio natural de todos los panameños.

Bosques de Clayton de rica biodiversidad que deben ser incorporados al Parque Nacional Camino de Cruces

Estos bosques de rica biodiversidad periféricos a la comunidad de Clayton deben ser incorporados al Parque Nacional Camino de Cruces, tal y como lo ordena en espíritu y letra la Ley 21 de 1997.

El artículo 5 de la Ley No. 41 de 1 de julio de 1998, señala que: “Se crea la Autoridad Nacional del Ambiente como la entidad autónoma y rectora del Estado en materia de recursos naturales y del ambiente, para asegurar el cumplimiento y la aplicación de las leyes, los reglamentos y la política nacional del ambiente…”. Por otro lado, el artículo 5 de la Ley No. 30 del 30 de diciembre de 1992, establece entre otros aspectos fundamentales que las actividades que se lleven a cabo en el Parque Nacional Camino de Cruces deberán ser compatibles con los objetivos para los cuales fue creado el Parque; con la política de protección, conservación y manejo de los recursos naturales del Estado que establezca el Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables (INRENARE), actualmente ANAM.

Basándonos en dichos fundamentos jurídicos, en especial en el informe reciente sobre el Parque Camino de Cruces emitido por esta Autoridad, en los sustentos jurídicos del Recurso de Inconstitucionalidad presentado ante la Corte Suprema de Justicia y en otros argumentos de peso esgrimidos en la reunión del día 2 de agosto de 2007, en el Departamento de Asesoría Legal de ANAM y en la competencia otorgada a esta institución del Estado, por la Ley No. 41 de 1998, Ley General del Ambiente, queda claro que la responsabilidad de la situación actual del Parque Nacional Camino de Cruces, es exclusiva de esta Institución.

Es por ello que, con fundamento en los elementos arriba señalados, solicitamos a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), como autoridad rectora en materia ambiental, manifieste una postura firme y cónsona con el respeto a los fundamentos y normas jurídicas señaladas y en especial con los principios de protección ambiental, a nivel nacional e internacional aplicables al caso; en particular de esta importante área protegida ubicada en el corazón de nuestra urbe y que respete sobre todo, los fines de conservación ambiental contenidos en la ley que crea el Parque Nacional Camino de Cruces que hoy día se ven amenazados con esta subasta pública de este bien de dominio público, la cual es promovida por la Asamblea Nacional y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), de manera que se detenga cuanto antes esta subasta pública que comportaría irreversibles y graves daños al ambiente.

Quedamos en espera de una pronta y urgente respuesta a nuestra solicitud.

Atentamente,

Licdo. Donaldo Sousa Guevara

Presidente

Asociación Ecologista Panameña (ASEP)

Arq. Raisa Banfield

Presidenta

Comité pro Defensa de los Bosques Urbanos y el Camino de Cruces

Licda. Susana A. Serracín Lezcano

Secretaria Asociación de Derecho Ambiental (ADA)

Licdo. Ariel Rodríguez V.

Secretario de Asuntos Ambientales

Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD)

c.c. Licdo. Harley Mitchell Morán – Director de Asesoría Legal

Licda. Aleyda Salazar – Directora Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre.

Copia: Archivos de las organizaciones firmantes

Una ciudad de Panamá secuestrada

POSTURA INDIFERENTE.

La ciudad secuestrada

Álvaro González Clare

El domingo 3 de junio participé en la caminata que convocó Alianza Pro Ciudad para reclamar los exabruptos que están cometiendo en la ciudad de Panamá. Lo hice para conformar mi abrumada conciencia ante la postura indiferente que junto con la gran mayoría de los ciudadanos aceptamos con sumisión, conformismo y miedo la apabullante destrucción de nuestro medio ambiente urbano.

Un minúsculo grupo de caminantes acompañamos a los organizadores de esta importante convocatoria, que terminó sin pena ni gloria; debimos haber sido miles de ciudadanos inconformes, hartos del malestar que causa vivir en esta ciudad gótica creada por las más aberrantes gestiones kafkanianas.

La ruta asignada para la marcha pacífica fue desde la iglesia del Carmen hasta el Mercado del Marisco, a lo largo de las avenidas Federico Boyd y Balboa, sector citadino que está ubicado dentro de lo más elitista del sector central. Sin embargo, al caminar acompañado por mi nieto Álvaro Gabriel, fue eminente protegerlo y protegerme de todas las barreras urbanas que impiden la libre y segura circulación peatonal para los ciudadanos capacitados. ¿Qué pueden esperar los discapacitados para andar por esta insegura urbe? ¡Qué decir de la mugre y fetidez! La basura atesta los tinaqueros desplazando las bolsas abiertas por los piedreros (gallinazos urbanos) al medio de las seudoaceras, obligándonos a caminar encima de los olorosos desperdicios o desplazarnos a la calzada vehicular para competir con el tráfico, que sin temblar amenaza de muerte al peatón que osa invadir su territorio. Cuando caminamos paralelo al muro de la Avenida Balboa contiguo al Hotel Intercontinental, símbolo de la más flagrante invasión del espacio público en la ciudad, vimos en plena expresión abierta, la madre de todos los tanques sépticos. La marea estaba baja, por lo que fue impresionante ver los delicados botes y yates blancos flotar en medio de un lago de excremento. ¡Ni hablar de los olores! Solo los caminantes que por reclamo a la instalación de la cementera de Rodman llevaron mascaras, pudieron caminar este tramo sin arquear de asco. Acto seguido, pasamos frente al Club de Yates y Pesca, otra invasión de galpones y galeras construidas de mal gusto, con una tapia que impide el derecho que tenemos los ciudadanos de ver el mar. Después pudimos constatar que las paradas de buses instaladas a lo largo de la Avenida Balboa por el alcalde Juan Carlos Navarro las usan los mendigos para dormir y defecar; menuda paradoja urbana.

Calle 50 Ciudad de Panamá, telarañas de pais subdesarrollado

Telarañas de Unión Fenosa en plena ciudad de Panamá, vista inequívoca de abuso por un lado, desidia por otro lado y tercermundismo pleno.

Pasamos luego frente a los megaproyectos que se están construyendo o se van construir en nuestra avenida insignia la Balboa, para apreciar en carne propia la despreciable escala urbana a que someterán al ciudadano de a pie junto a estas moles, que se construyen sin la menor consideración de la capacidad que tienen las infraestructuras instaladas. Los 200 caminantes hicimos un minuto de silencio frente a la residencia que fue de la familia Linares, como reclamo simbólico a la destrucción incontenible que está dándose sin reparo de las casas y edificios con valor histórico en los predios de Vista Mar y Bella Vista, que ya no son ni uno ni otro.

A medida que nos acercábamos al Mercado del Marisco, las condiciones de las aceras eran peores y curiosamente la altura de los cordones eran mayores, las tapas de los tragantes faltaban, los cajones de los desagües escasos, las palmas más endebles y el olor del mar cada vez más fétido. Finalmente, ya menguado el grupo al mínimo, debido a que había que regresar a pie y muchos decidieron recortar el camino, concluimos el periplo frente a la Avenida 3 de Noviembre cantando un triste Himno Nacional, con vítores anémicos de ¡viva nuestra noble ciudad!

Con mi pesada carga de conciencia, de la mano de mi nueva casta y esperanza, que me hacía inquisitivas preguntas, le contesté que la razón de todo esto que experimentamos en este pequeño tramo simbólico de nuestra pobre ciudad, se debe a que los ciudadanos estamos secuestrados por un grupo de arquitectos y constructores cuya voracidad por la colonización del territorio parece ser insaciable, por promotores que solo consideran la ciudad para explotarla, por un gobierno local que ha ignorado el liderazgo que le corresponde, por un Gobierno Central que históricamente ha ignorado la planificación y el ordenamiento territorial, por un Ministerio de Vivienda, que como bien lo dice su nombre, se había dedicado exclusivamente al rédito político de la fabricación de casitas, por sindicatos y agrupaciones de transportistas que han manejado el negocio como una mafia en contra de los usuarios, por los comerciantes de publicidad exterior que han convertido la ciudad en un verdadero basurero visual, y sobre todo, por una ciudadanía indiferente a la tragedia urbana que se ha creado en esta ciudad y la gravedad de las consecuencias que tendremos que soportar producto producto de la entropía y el caos que amenaza con acabar la poca calidad de vida que aún tenemos.

 

 

 

El autor es arquitecto

Un refugio para las ‘vacas de agua’ y tortugas.

Conservación en Bocas

El área protegida de San San Pond Sak, en Bocas del Toro, es un refugio para las ‘vacas de agua’ y tortugas. Los plásticos recolectados de la playa se usan para hacer bolsas tejidas, que se venden como artesanías.

CORTESÍA/Alejandro Balaguer, Fundación Albatros Media.

Manati de Bocas del Toro, San San

ALERTA. Voluntarios monitorean las poblaciones de tortugas. Las bolsas plásticas son una amenaza para ellas, pues las ingieren al confundirlas con medusas, de las que suelen alimentarse.

Alejandro Balaguer
Especial para La Prensa

vivir+@prensa.com

Tímido y silencioso, un manatí antillano asoma su cara por unos segundos y desaparece bajo las turbias aguas del río en el corazón del área protegida de San San Pond Sak –un humedal de importancia internacional–, en la provincia de Bocas del Toro.

Hace una hora que estamos en silencio a la espera del coloso de río, apostados en un mirador construido entre el manglar, donde suelen verse estos emblemáticos mamíferos acuáticos.

Me acompaña Kherson Ruiz, coordinador de proyectos de Asociación de Amigos y Vecinos de la Costa y la Naturaleza (Aamvecona), organización asociada con la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), formada por 15 propietarios de tierras adyacentes a este sitio, que están trabajando en dos fascinantes proyectos comunitarios de investigación y conservación de manatíes y tortugas marinas, asiduos visitantes de estas playas y humedales.

Es que el área protegida de San San Pond Sak, y Belice, son considerados los mejores sitios de observación de manatíes en la región. Los manatíes, conocidos como vacas de agua por su enorme tamaño y por ser herbívoros, han ido desapareciendo debido a la fuerte presión humana, el avance urbanístico, la cacería y el cambio climático.

“A efectos de proteger a la especie y al hábitat, y garantizar ingresos basados en la conservación Aamvecona ha concebido una iniciativa singular de co-manejo, digna de repetir en la provincia, especialmente en la laguna de los delfines, o Bocatorito, donde hay mucha presión sobre los delfines, ya que las lanchas turísticas desconocen las reglas de observación de cetáceos y están causando mucho daño. Definitivamente, esta organización tiene mucho que enseñar y es elogiable” advierte Iker Lasa, representante en Bocas de la prestigiosa organización The Nature Conservancy (TNC), también asociada al proyecto.

“Actualmente hemos decidido trabajar con voluntarios y estudiantes en tareas de monitoreo de poblaciones de manatíes y de tortugas baulas, además, atendemos la demanda del ecoturismo” dice Ruiz. “Pero es con los voluntarios que buscamos la sostenibilidad del proyecto. Ellos requieren transporte, comidas, ingresos, hospedajes y lavan- dería y, por ende, dejan más ingresos que el turismo masivo, actividad que ejerce una presión creciente.

Cada día, los voluntarios estudian la alimentación y reproducción de los manatíes en turnos rotativos, o patrullan las playas en busca de las tortugas que llegan a poner sus huevos. El plan es desarrollar un santuario, para estas dos especies, donde se pueda hacer investigación y conservación”, concluye.

Medianoche. En la playa ubicada a escasos metros del río San San hay gran actividad. Más de 15 voluntarios asisten al nacimiento de docenas de tortugas baula.

Los jóvenes científicos, de varias nacionalidades, usan linternas rojas para no perturbarlas; algunos registran los nacimientos, otros pesan a las pequeñas viajeras de los mares, luego las acompañan a su bautizo en las olas, donde emprenderán un sacrificado viaje enfrentándose a sus peores enemigos: las malas artes de pesca y la contaminación.

Amanece. La noche ha sido larga, los voluntarios aún siguen emocionados por el nacimiento en masa de tortugas y por la experiencia única que han recibido.

“Esto es para ellos como una universidad de campo”, dice Sue Furla, una bióloga marina suiza coordinadora del grupo. Es una oportunidad difícil de encontrar en un mundo agobiado por problemas ambientales y por la pérdida dramática de la biodiversidad.